Guillermo Basagoiti Brown

Guillermo (Madrid, 1972), autor autodidacta reconoce sus raíces de manera fulminante. Las siente, mira y observa, compara y expresa. Aun así, en su proceso creativo se deja llevar por la pasión, sacando, cortando y ensamblando, en una obra que es fino reflejo de ese Asturias que lo vio crecer, bosques y humedades que inspiraran su contundencia, su cromática y unos cortes directos, sinceros y limpios.

Mediante la inclusión de nuevas texturas y materiales, se expande en la búsqueda, en una necesidad de desarraigo como forma de mitigar la sorpresa por un paraíso perdido. Aquella época en que veía desfilar por su casa a destacados artistas de la zona así como a otros de variadas procedencias, que exponían en la fundación museo de su antepasado y pintor, Evaristo Valle.

Basagoiti trabaja por proyectos, siguiendo un vibrante hilo conductor, como una melodía que nos lleva por maderas en sus múltiples facetas, a motosierra, palos y lijados, azules y piedras geometrizadas. Nos sorprende con rojos tintes, hierros y verdes. Naturaleza de lo que lo rodea. Alabastros, pizarras, papeles y recortes. Puntos, pinceles, amarillos, botes, radiales, soldaduras, cabos y grúas. Infinidad de movimientos que se aúnan para expresar su particular visión del mundo.

Su arte es el de mostrarnos un cuestionamiento conceptual que desvela en valientes apuestas materiales llenas de emoción estética. Son sus propias reglas a una sociedad normativizada. Y así, nos rodea de esculturas,  como válidas herramientas de reflexión.

Guillermo Basagoiti es, por derecho ganado, un Artista, un hábil conocedor del oficio. Una de esas personas que con sus gestos expanden las fronteras de nuestro imaginario. Y esto, señores míos, es mucho.

 

Olga Solà i Viñas
ESPAI TÒNIC | Centro de Investigación Artística